Revolución digital, la clave en la industria automotriz: situación y retos

La industria automotriz es actualmente una de las más competitivas de México debido al crecimiento sostenido en la producción de vehículos y autopartes, así como a la fortaleza y las perspectivas de crecimiento de su mercado interno. También es considerado uno de los motores del crecimiento de la economía del país.

El sector aporta más de 3% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, 18% del PIB manufacturero y genera divisas por más de 52,000 millones de dólares al año. Además, se le ha destinado la mayor proporción de la inversión del país. México es el séptimo productor y el cuarto exportador de vehículos ligeros a nivel global.

Se espera que para 2020 se produzcan cerca de 5 millones de vehículos ligeros de 13 marcas diferentes en más de 30 plantas de manufactura, y que la producción de autopartes alcance un valor de 100,000 millones de dólares, pues en los últimos años logró cifras récord tanto en producción como en exportaciones. Dicha tendencia situaría al país en el cuarto lugar en autopartes sólo detrás de China, Estados Unidos y Japón; En lo que refiere a los vehículos pesados, en 2015 fue el quinto productor a nivel internacional.

Actualmente, el sector vive un proceso de transición de un perfil orientado principalmente a la manufactura, a uno de innovación y diseño que responda a las tendencias de consumo. De ser un productor de autos de bajo costo y poco desarrollo tecnológico, se está convirtiendo en un fabricante de vehículos premium de alta tecnología, lo que traerá consigo el desarrollo de actividades de mayor valor agregado en el mediano y largo plazos.

Por ello, las empresas armadoras de vehículos están invirtiendo en operaciones de investigación y desarrollo para ofrecer nuevas tecnologías amigables con el medio ambiente, e incluso migrar hacia nuevas fuentes de combustible, como el hidrógeno y la energía eléctrica, motores a diésel o automóviles híbridos.

Además de los cambios tecnológicos, la situación actual del sector permitirá hacer frente a los retos en rubros como el desarrollo del talento humano; la infraestructura aduanal, de puertos y caminos; la logística, la reducción del tiempo al mercado, proporcionar mayor flexibilidad en la producción de masa y el fortalecimiento mercado interno de autos nuevos.

Representantes de los clústeres automotrices de Querétaro y Guanajuato coincidieron en que una de sus mejores estrategias actuales y a corto plazo es la atracción y retención del talento humano, pues el personal es esencial para el éxito de una empresa ya que necesitan de ellos para cumplir con los niveles de producción que demanda el cliente. En 2017, la industria automotriz en México empleó a 839,571 personas. En Guanajuato, 2 de cada 4 empleos son de la industria manufacturera.

Aunque el ausentismo y la rotación son movimientos naturales de la industria, las empresas en la actualidad están apostando al enfoque en la persona, con capacitaciones y buenas prácticas que les permitan desarrollar su potencial y seguir creciendo.

Los retos de la industria frente al ambiente internacional también significan una mayor competencia y el desarrollo de nuevas investigaciones y tecnologías, por lo que el sector trabaja para convertirse a largo plazo en un protagonista en la innovación y diseño de vehículos y autopartes a nivel internacional.

Ahora, la industria mexicana debe redoblar esfuerzos tanto en el desarrollo de proveedores como en el impulso del talento altamente capacitado que con calidad satisfaga no sólo la manufactura de procesos con más especificaciones y complejidad, sino las capacidades de innovación, diseño y desarrollo de exige la industria a nivel internacional. Conoce más información de la industria automotriz, aquí.

 

Fuentes:

Por:

Gabriela Sahagún

Comunicación Tesselar


Related Posts

Leave a comment